¿Los cascos de los caballos tienen nervios y sensibilidad? 5 datos rápidos sobre pezuñas

img 632cf711deff2

Todos los enlaces en esta página que conducen a productos en Amazon son enlaces de afiliados y gano una comisión si realiza una compra. Gracias de antemano, ¡realmente lo aprecio!

 

La mayoría de nuestros caballos tienen una apariencia escultural mientras están herrados; sin embargo, un caballo joven se resistía a nuestro herrador. La reacción del potro me hizo preguntarme si el herrador tocó un nervio y si el caballo sintió dolor en los cascos.

Los cascos de los caballos abarcan varias estructuras, incluidas algunas que tienen nervios y sentimientos. Sin embargo, la pared exterior del casco , el lugar donde se unen las herraduras, está desprovisto de nervios y sentimientos; de hecho, está hecho de queratina similar a la uña del pie humano.

Los propietarios a menudo compran un caballo en función del color del pelaje o el pedigrí, pero sin buenos pies, el caballo se vuelve inútil. Por lo tanto, los propietarios de caballos necesitan una comprensión sólida de la anatomía básica del pie equino.

Los cascos de los caballos se componen de la pared, la suela y la ranilla.

La pared es la cubierta exterior protectora de la pata del caballo que rodea el hueso del ataúd. La suela es la parte inferior del pie del caballo visible cuando lo levantas.

La rana es el triángulo ubicado en la parte inferior del pie, comienza cerca del talón y se extiende aproximadamente hasta la mitad de la punta.

Imagen de la parte inferior del casco de un caballo y muestra la rana.

Las paredes exteriores de los cascos de los caballos no tienen nervios.

Las herraduras se unen con clavos que atraviesan la herradura y entran y atraviesan la pared del casco del caballo. Los clavos se clavan en ángulo para atravesar solo la parte insensible del casco.

Las paredes de los cascos crecen continuamente; el nuevo crecimiento comienza en la parte superior donde el casco se encuentra con la piel. Un casco de caballo típico crece alrededor de 3/8 de pulgada cada 30 días. A este ritmo de crecimiento, un caballo tiene una pezuña completamente nueva cada año.

Los cascos de los caballos están hechos principalmente de queratina.

La pared del casco está hecha de una proteína estructural fibrosa rígida llamada queratina, que es el material principal en el pelo, las uñas, las plumas y los cascos. La pared del casco tiene tres secciones o capas.

La pared del casco soporta la mayor parte del peso del caballo y protege el interior del casco. Es la porción del pie que ves; la parte superior se conecta a la banda coronaria y, mirando desde abajo, rodea la línea blanca.

El frente de la pared del casco se llama dedo del pie y es más grueso en las patas delanteras de los caballos; sin embargo, los dedos de sus patas traseras tienen casi el mismo grosor alrededor del pie. La parte trasera del casco es el talón.

El talón del casco es flexible y se flexiona cuando se aplica presión hacia abajo. El talón no es tan duradero como la punta o los costados del pie y es susceptible de dañarse si lo recorta una persona sin experiencia.

Las paredes de los cascos tienen tres capas.

La capa exterior es resistente, sella el casco y restringe el escape de la humedad. Sin retención de humedad , la pared del casco es propensa a secarse y agrietarse; Si sospecha que su caballo está perdiendo humedad a través de la pared exterior del casco, cúbralo con un acondicionador de cascos.

La  capa intermedia  del casco es el segmento más denso, fuerte y significativo de la pared del casco. La  capa interna  envuelve y asegura el casco al hueso del ataúd del caballo y brinda protección adicional al pie interno.

El hueso del ataúd también se conoce como falange distal, tercera falange o hueso del pedal. Está suspendido sobre la suela y es fundamental para la salud y la circulación sanguínea del caballo.

La planta de los pies de los caballos tiene nervios y sentimientos.

No es raro que un caballo tenga un hematoma de piedra en la suela, ni es inusual que se desarrolle candidiasis bucal en la suela. Si has lidiado con alguno, sabes que la suela tiene nervios y sentimientos.

Imagen de un herrador poniendo un zapato caliente en un caballo,

Los caballos con un hematoma de piedra cojean por el dolor que sienten. En un casco correctamente formado, la suela no toca el suelo. La parte inferior de un casco está hecha de queratina y arroja continuamente su superficie más externa. Para mantener la pata de un caballo sana es fundamental limpiar sus cascos con regularidad .

Por lo general, tiene aproximadamente 1/2 pulgada de grosor y cubre el hueso del ataúd.

La rana tiene nervios.

Los nervios de la rana son cruciales y permiten que un caballo sienta la superficie sobre la que está parado y sepa dónde están sus pies en relación con su cuerpo. La rana es la extraña cosa triangular en la parte inferior de la pata de un caballo. Comienza en el talón y llega hasta la mitad de la punta.

Tiene ranuras en el centro y en cada uno de sus lados. Es flexible y hace contacto con el suelo. Cuando se ejerce presión hacia arriba sobre la rana, se aplana y empuja la pared del casco hacia afuera, y también se aplana la almohadilla digital.

¿A los caballos les duele el pie al ponerles las herraduras?

Cuando nuestros caballos son herrados, nuestro nieto generalmente sostiene la cuerda principal durante el proceso. Después de observar algunos caballos, nos preguntó si al caballo le dolían las patas al clavarle las herraduras.

Si las herraduras se ponen correctamente, no lastiman a un caballo. Los herradores están entrenados para sujetar las herraduras con clavos clavados a través de las paredes del casco donde el casco no tiene nervios ni sensibilidad. Sin embargo, a veces los herradores clavan un clavo en el área sensible del pie y lastiman a un caballo.

Algunos dueños de caballos se inclinan por montar a caballo descalzos, no porque les duela ponerse los zapatos, sino porque creen que las herraduras causan daños a largo plazo en los pies de los caballos.

¿Los pies de los caballos se enfrían en la nieve?

Recientemente monté mi caballo en un día gélido y mis pies estaban helados. Mis pies fríos me hicieron preguntarme si los pies de mi caballo también estaban fríos, especialmente porque viajamos a través del agua y la nieve.

Los cascos de los caballos no se enfrían, anatómicamente, la parte inferior de las piernas y los pies están construidos para el clima frío. El frío no afecta los huesos y los tendones de la misma manera que lo hace con los músculos y los tejidos blandos. Y si te fijas de la rodilla para abajo un caballo es principalmente hueso y ligamentos.

A muchos dueños de caballos les gusta envolver las patas de sus caballos en el invierno para calentarlos; esta práctica en realidad puede causar más daño que beneficio para el animal.

Los caballos toleran el frío mejor que los humanos.

Imagen de un caballo yakutiano parado en la nieve,
Maarten Tomado de Alemania / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)

Los caballos se adaptan bastante bien al clima frío; en el otoño, su pelaje comienza a crecer, y cuando llega el invierno, el pelaje de la mayoría de las razas de caballos se espesa y brinda protección contra las temperaturas extremas.

Por ejemplo, en Siberia, al caballo yakuto le crece una capa de pelo de invierno que alcanza las tres pulgadas. Esta raza puede sobrevivir a temperaturas que bajan a menos 95 grados Fahrenheit sin refugio. El caballo parece un animal de peluche peludo con un pelaje inusualmente grueso y crines y colas largas.

Los pelajes pesados ​​de los caballos atrapan el aire caliente.

No es solo su grueso pelaje lo que los protege de los duros inviernos siberianos, sus melenas y colas también brindan protección. La crin de un caballo yacía a un lado de su cuello y protegía del viento frío.

Sus largas colas protegen la parte trasera y la parte inferior del vientre del viento que sopla desde la parte trasera. Un pelaje grueso, melena y cola también protegen la piel de un caballo de la humedad fría.

Durante las tormentas de nieve, los aceites naturales del cabello mantienen a raya la humedad y lo alientan a formar una barrera de hielo para atrapar el calor corporal pero no derretirlo. Con pelo de tres pulgadas de largo, el caballo yakuto tiene una excelente barrera térmica.

El sistema respiratorio del caballo calienta eficientemente el aire antes de que llegue a sus pulmones. Los caballos tienen bolsas guturales a ambos lados de la cabeza para enfriar la sangre cuando trabajan duro.

Aún así, tienen el beneficio adicional de calentar el aire antes de que llegue a sus pulmones, lo que permite que los caballos respiren de manera eficiente en temperaturas frías que los humanos no pueden tolerar.

Los caballos aumentan de peso antes del invierno.

Los caballos naturalmente cargan peso extra en invierno y lo pierden en primavera. El exceso de peso es una capa de grasa que aísla al cuerpo durante las bajas temperaturas.

El proceso de digestión del heno y el follaje es combustible para el calentador interno de los caballos, su intestino posterior. El follaje fermenta en el intestino posterior de un caballo y genera calor, siempre que un caballo coma pasto o heno, su cuerpo se calienta continuamente de forma natural.

Los humanos no podrían sobrevivir a estas temperaturas incluso con refugio.

A continuación se muestra un útil video de YouTube que muestra la anatomía del casco de un caballo .

Preguntas más frecuentes

¿De qué está hecho el casco de un caballo?

La pared del casco está hecha de un material resistente hecho de queratina que tiene poca humedad. La pared del casco protege las estructuras internas sensibles del casco y ayuda a distribuir el peso del caballo de manera uniforme en el pie.

¿A los caballos les gusta que los herren?

Si bien la mayoría de los caballos toleran el proceso de ser herrado sin ningún problema, hay algunos a los que no les gusta. Estos caballos pueden agitarse o inquietarse cuando se manipulan los cascos, lo que dificulta que el herrador haga su trabajo.

¿Con qué frecuencia debe herrar a su caballo?

La frecuencia del herrado depende de una serie de factores, como la raza del caballo, el tipo de terreno en el que vive y cuánto se monta. Sin embargo, la mayoría de los caballos necesitarán ser herrados cada cuatro a seis semanas. El herrado regular es esencial para mantener la salud de los cascos de los caballos y prevenir lesiones.

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1